VENDO CAMADA FAMILIAR DE RHODESIAN RIDGEBACK EXCELENTE PEDIGREE!!!!!…

Por desgracia así es como empiezan muchos de los anuncios de diferentes webs de compraventa. Pero qué hay de cierto en estos anuncios? que tenemos que preguntar para saber si es verdad lo que nos están prometiendo? Dónde están sus referencias externas? En que se basan para defender la “calidad” y la salud de los cachorros que nos venden?

Hoy en día, en el S.XXI todo el mundo que quiere vender algo tiene una web y está presente en multitud de redes sociales, blogs… Todos podemos más o menos diferenciar un sitio malicioso del que no lo es, aunque el hecho de tener una web no necesariamente significa que estemos ante un verdadero profesional pero sí al menos podremos intuir o imaginar ante qué tipo de criador nos encontramos.

El que un camada esté anunciada en webs de compraventa o de segundamano no necesariamente significa que estemos ante un fraude pero, en estos anuncios nos redirigen a su sitio web profesional o simplemente nos ofrecen una mera transacción? Vemos que nos aporta algo de información útil como por ejemplo pruebas de salud que puedan ser fácilmente contrastadas? O por contra se limitan a lanzar palabrería totalmente subjetiva?

En primer lugar si el pedigree de los padres es tan excepcional podrán enseñartelo, pide que te lo envíen es fácil comprobar si al menos no presenta consanguinidad y proviene de criadores profesionales. Por desgracia comprobar si es tan excepcional como prometen es más complicado y implica mayor estudio de la raza y no dejarse llevar únicamente por los premios de los ejemplares. Pero normalmente el perro del vecino es raro que sea el idóneo.

Por otra parte que garantías de salud te ofrecen? Que su veterinario diga que están sanos en este momento no significa que no sean portadores de enfermedades genéticas como la epilepsia juvenil o la mielopatía degenerativa entre otras. Enfermedades muy graves que todo aquel criador responsable tendrá hechas sin duda de sus perros ya que conllevan un gran sufrimiento para el animal que las padece y para sus propietarios. Lo que tampoco te sabrá decir el veterinario sin unas radiografías es si el animal muestra signos de displasia a no ser que sea tan grave que presente dolor. La displasia también es una grave enfermedad que suele afectar a todo tipo de perros de mediano y gran tamaño, la cual presenta también carácter hereditario, y puede llevar a que tu perro necesite una prótesis de cadera o una silla de ruedas para poder moverse. Si el criador tiene todas las pruebas realizadas estará encantado de enviártelas para que puedas comprobarlo así que pídelas.

Por otro lado está la alimentación y condiciones higiénicas. Referente a la alimentación es fácil buscar cuales son las mejores marcas de pienso por internet, y todo el mundo sabemos qué marcas podemos encontrar en nuestro veterinario. Las condiciones higiénicas e instalaciones es difícil saberlas por una foto, pero si tienes la oportunidad acércate a casa del criador o particular. Si todo es correcto le alegrará que te interese ir antes de adquirir un cachorro así él también puede conocerte en persona.

Después está la morfología del animal. La belleza es subjetiva eso seguro pero todos somos conscientes, ya que a pasado en muchas otras razas, que todos los cachorros son preciosos pero luego cuando crecen y distan mucho de lo que sería un Rhodesian. Teniendo claro que este es el aspecto más insignificante de todos.

Y por último si te está pidiendo la mitad de dinero que te pide un criador responsable desconfía porque nadie da duros a cuatro pesetas. Realmente hay un gran trabajo detrás de una cría responsable y unos grandes gastos que la otra persona no se ha molestado en hacer. Un buen criador dudosamente vive de la cría y sus motivaciones son principalmente la obsesión que tiene por la raza y porque esta mejore cada día, así como, ver a sus cachorros crecer y convertirse en grandes perros. Muy posiblemente esta ganando más el que los vende por la mitad, ya que tiene mínimos gastos.

Ten en cuenta que si por desgracia estudiando el pedigree, haciendo pruebas de salud y teniendo en cuenta el carácter de los ejemplares pasan muchas cosas, que no puede pasar juntando perros sin tener ningún tipo de criterio. Y si solo lo haces mirando el dinero ten claro que puede salirte mucho más caro un perro que te ha costado 500 que uno que te ha costado 1500, si luego presenta múltiples problemas derivados de este tipo de cría. Aunque lo peor no es el dinero es el sufrimiento que puede acarrearte a ti, a tu familia y por supuesto a tu pobre compañero. En conclusión, desde aquí no pretendemos sentar cátedra, el “mercado” es libre, pero es ética y moralmente correcto lo que podemos encontrar en internet?

Desde el RRCE os rogamos que os informéis lo máximo posible antes de adquirir a vuestro fiel compañero y que tengáis siempre presente que es un ser vivo al que vais a integrar en la familia y desde aquí estamos convencidos que no le vais a desear ningún mal así que no merece la pena arriesgar pudiendo hacer las cosas bien desde un principio. Reusar a cualquier criador que no os aporte pruebas de salud empíricas y que sus palabras sean que están sanos “porque yo los veo sanos” y “son buenos y bonitos porque así me lo dicen por la calle”…

Salud y carácter deben ser las 2 premisas fundamentales a la hora de buscar compañero/a.