Epilepsia Mioclónica Juvenil (EMJ)

E

l grupo de genética de la Universidad de Helsinki, de la LMU de Munich y de la Universidad de Guelp en colaboración, describieron una nueva epilepsia mioclónica en perros e identificaron las causas genéticas. El estudio revela un nuevo gen para la epilepsia mioclónica humana, una de las formas más comunes de la epilepsia. A raíz de esto se desarrolló un test genético para diagnósticos veterinarios y programas de cría. El estudio fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA (PNAS) el 20 de Febrero de 2017.

El estudio describe unos nuevos síntomas de la epilepsia mioclónica en los perros por primera vez y descubre que es una causa genética del gen DIRAS1. Los perros afectados tienen convulsiones a una edad temprana (de media a los 6 meses) y los ataques epilépticos ocurren normalmente descansando. En algunos perros las convulsiones pueden desarrollarse de forma suave.

La epilepsia mioclónica canina se asemeja al síndrome mioclónico juvenil humano en muchos aspectos y el estudio tiene, por lo tanto, implicaciones significativas para la investigación sobre diferentes especies, dice el profesor Hannes Lohi del grupo de investigación de genética canina de la Universidad de Helsinki.

La epilepsia mioclónica es una de las formas más comunes encontrada de epilepsia en humanos y perros. El estudio sólo ayudará en los diagnósticos sino que también aportará un punto de entrada innovador para entender la patología de la enfermedad y el desarrollo de tratamientos de la epilepsia.

El gen identificado DIRAS1 debería jugar un papel en la transmisión colinérgica en el cerebro.

La electroencefalografía es el método utilizado en la recreación y monitorización clínica. Para recrear los rasgos característicos, los investigadores utilizaron un nuevo sistema remoto controlado por wifi para grabar en video el EEG. Esto permite monitorizar a tiempo real las convulsiones antes, durante y después del ataque epiléptico en perros sin sedación.

“Todos los cables con electrodos están conectados a un pequeño aparato portátil en la espalda del perro que retransmite la información directamente a nuestro ordenador. De este modo, el perro está libres para moverse alrededor y nosotros podemos registrar el EEG durante largos periodos de una sola vez”, explica la profesora Fiona James.

Ella ha estado previamente desarrollando el método en la Universidad de Guelph, Ontario, Canada.

“El vídeo-EEG es un enfoque rutinario en la epilepsia clínica humana, pero nunca antes se había realizado en perros. La gracia de este sistema es que nosotros podemos fácilmente relacionar los cambios de comportamiento con lo registrado en los electroencefalogramas y compararlos con los resultados humanos EEG. De hecho, con esta técnica nosotros pudimos identificar la epilepsia a una edad temprana y antes del desarrollo de convulsiones tonicoclónicas generalizadas. Además, nosotros encontramos patrones sorprendentemente similares en EEG de perros que han sido descritos en la epilepsia mioclónica humana”, describe el profesor Andrea Fischer de la LMU de Munich, quien inició y diseñó la investigación en el Rhodesian Ridgeback junto con el profesor Lohi.

“El vídeo-EEG es un potente y nuevo enfoque para la investigación de la epilepsia en veterinaria comparada con anteriores estudios de mediciones interictal bajo sedación y da resultados mucho más precisos. Los perros toleraron las grabaciones muy bien. Nosotros incluso pudimos realizar estimulación luminosa un procedimiento de activación utilizado en el diagnóstico de la epilepsia humana”, explica DVM Franziska Wieländer de LMU Munich, la cual compartió la primera autoría con Msc Riika Sarviahi de la Universidad de Helsinki.

Un nuevo gen candidato para la epilepsia mioclónica humana

Cuidadosos estudios clínicos ayudaron a establecer muestras de población para identificar la causa genética.

“Nosotros encontramos un nuevo gen de la epilepsia, DIRAS1, el cual no va unido a ninguna enfermedad neuronal anterior. Algunos estudios sugieren que este gen puede jugar un papel en la neurotransmisión colinérgica, el cual podría ser un camino altamente relevante para la epilepsia mioclónica”, explica MSc Sarviaho, co-primer autor del estudio.

“El trasfondo genético de la epilepsia mioclónica no es bien conocido todavía, y nuestro estudio aporta nuevos genes candidatos, los cuales ayudan a caracterizar aún más la fisiología en estudios futuros. Esto sería importante para el desarrollo de nuevos supuestos tratamientos”, resume el profesor Lohi, experimentado autor del estudio.

Los perros afectados continúan sirviendo como modelos cuando se buscan nuevas opciones de tratamiento en el desarrollo del estudio.

Un test genético para la cría y el diagnóstico

El resultado tiene implicaciones para ambos, diagnostico veterinario y programa de cría.

“Nosotros monitorizamos sobre 600 Rhodesian Ridgeback y alrededor de 1000 perros con epilepsia de otras razas y encontramos que el defecto en el DIRAS1 era específico para la JME en Rhodesian Ridgeback”, dice MSc Sarviaho.

“Con la ayuda del test genético, los veterinarios pueden diagnosticar esta epilepsia específica en sus pacientes caninos, mientras que los criadores pueden identificar portadores y revisar así sus planes de cría para evitar futuros cachorros afectados. Alrededor del 15% de los perros de la raza portan la mutación del DIRAS1 y perros en toda Europa y más allá están afectados”, dice DVM Wieländer.

Autores

  • El grupo de investigación liderado por el Profesor Lohi se encuentra localizado en la Facultad de Veterinaria y Medicina en la Universidad de Helsinki y en el Folkhälsan Centro de Investigación.
  • El grupo de investigación liderado por el Profesor Fischer se encuentra en Ludwig-Maximilians University München.
  • El grupo de investigación de la Profesora Fiona James se encuentra en Ontario, Colegio Veterinario, Universidad de Guelph.
  • El estudio fue apoyado por la Academia de Finlandia (1268091), el Sigrid Juseluis Foundation, el Jane and Astos Erkko Foundation, ERCStG (260997), Epilepsiatutkimussäätiö, Biocentrum Helsinki, The Munich University Society, the Canine Health Foundation (CHF Grant No. 02248), the Albert Heim Foundation (proyecto no. 105 and Canada Foundation for Innovation and Ontario Mynistry os Reserch and Innovation (30953)

Traducción autorizada por Riika Sarviaho del artículo New epilepsy gene found in Rhodesian Ridgeback (https://www.koirangeenit.fi/english/?x273069=511356)